jueves, 2 de abril de 2009

La Noche de Sammy!

jueves, 2 de abril de 2009
A fin de mes un grupo de amigos nos iremos a Montreal, Canadá. Haremos un Roadtrip hasta la ciudad canadiense que fue conquistada por Queen en 1981 (¡Los amantes de Queen saben a lo que me refiero!) Pero lo que contaré hoy es lo que pasó este fin de semana, el domingo 28 a las 5 am… Y lo hare con la canción de Gian Marco que se titula “No puedo Amarte”.


“Algo me está pasando desde que te vi,
lo único que hago es escribir sin razón”

Estaba con Sam detrás del sofá grande en el sótano hablando sobre el examen final de la clase. Hablábamos sobre hacer algo para el fin de mes de Abril, hablábamos de cosas triviales, ambos algo borrachos, muy cerca el uno del otro pero compartiendo el frío del momento (patrocinado por la ventana abierta del sótano xD). Se levantó y dijo:

S: Tengo frío, voy a traer una manta. Aún no puedo cerrar la ventana por el olor a tabaco.

- Ve. Pero no te demores, ¿eh? Que te patearé el culo en FIFA 09. ¿Dónde está Steph? –le pregunté recordando que no escuchaba su voz- ¿Está dormida?

S: Está en el baño, al parecer tanta cerveza, pisco y vodka no le sentó bien. Ya vuelvo.

Fue a traer varias mantas para los demás ya que Eli se quedaba dormido mientras jugaba, April y Emilio se acariciaban y se miraban extrañamente, pero con una chispa de química en ella. Sam trajo una manta gris que no daba calor pero que sí abrigaba en aquella noche algo más fría.

S: Ya volví, ¿dónde estábamos, Luch? –me preguntó sonriendo.

- Pues en Montreal, Canadá. Hablando sobre ir los seis a pasar unos siete días en el país del norte, ¿recuerdas?

S: Sí, ya. Iremos, ¿verdad?

- Mmm, sólo si te desnudas y follamos locamente en Montreal.

S: Puede ser. Pero tienes que ir, ¡los tres mosqueteros mas dos!

Por unos instantes pensé en lo que había dicho Sammy, “Los tres mosqueteros”. Ese título le correspondía a Angel y Hector no a Sammy y Eli. No me atreví a mirarlo a los ojos, me sentía mal interiormente, sentía que traicionaba a mis mejores amigos, que los cambiaba por otros actuales. Sentí un apretón en el estómago de sólo pensar que ahora Sam, Eli y yo éramos un trío unidos, un trio que compartían todo y que en los últimos meses habíamos llegado a confiarnos muchas cosas pero sobre todo nos habíamos hecho amigos. Irónico ver como el tiempo pasa y los títulos se transfieren a otros amigos que vamos conociendo.

Sammy puso su mano en mi cabeza y dijo:

S: ¿Todo bien, Lucho? –me mandó una sonrisa hermosa- Iremos, ¿no?

- Claro, ¡los tres mas dos!

S: Llevaremos la furgoneta de mi padre. Es nueva y la estrenaremos en aquel viaje. De verdad, hoy en clase leí la historia que escribiste, fue espectacular, pero no está terminada.–pone cara de niño lloroso.

- Ultimamente escribo mucho; diferentes motivos y personas me inspiran a escribir más.

S: ¡Estupendo! Pues últimamente solo juego FIFA 09 online, es divertido este juego.

- Me inspiras… -Ahí fue cuando quería comerme mis palabras, quería que no hubieran salido.

S: Gracias, es halagador saber que inspiro a alguien…

“Hablas de todo un poco cuando estás conmigo
y cualquier tema es entretenido, si estás tú”
Hablábamos de diferentes series, pero sobre todo de Battlestar Galactica, una serie que compartimos en común y la cual amamos mucho. Discutíamos la teoría de Gaius Baltar sobre que Starbuck estaba muerta, que había vuelto en forma de ángel tras morir en la “primera” Tierra…, que había vuelto para cumplir su objetivo de llevar a los sobrevivientes de las doce colonias de Kobol a su nueva vida, la nueva Tierra.

La conversación de BSG volvió a la primera temporada, a cómo comienza la masacre pero tocamos el título de la nueva serie basada en BSG, Caprica; se basa en antes de la guerra con los Cylons. Reíamos y conversábamos sobre todas las teorías que podíamos imaginar sobre esta nueva serie que sin duda alguna será un Hit como BSG.

Su sonrisa era enamoradiza, tierna y pícara en todo los sentidos, su mirada demostraba humildad, demostraba quien era él realmente. Un chico alegre, un lector espectacular, un escritor con clase, un joven que no se creía más que nadie ni mucho menos inferior a nadie, Primero en la Clase de Paramedic Science y ante todo un gran ser humano.

Luego cambiamos el tema de conversación a la Religión, hablamos de muchas religiones, de los diferentes dioses, doctrinas y creencias que existen en cada una de ellas. Hablamos de como se crió en el seno de una religión judía, como lo hice yo con la católica y como optamos por dejar de creer en una religión… sin sentido alguno.

Hablamos del primer beso, la edad que teníamos, donde estábamos, quienes fueron, como fue, y si nos gusto o no. Su primer beso fue con una amiga de la escuela que actualmente se encuentra en Irak, en aquella guerra sin sentido alguno.

Nos miramos por unos instantes, no pude sacar mi mirada de la suya, en aquellos ojos celestes uno se sentía como si mirara en el horizonte en la playa, donde el mar y el cielo se unían conjuntamente para dar un espectáculo único.
Me acerqué a él lentamente y le di un beso, sentí sus labios húmedos juntarse con los míos, por unos instantes todo dejó de moverse, los ruidos cesaron, el reloj dejó de avanzar, las luces se apagaron… Y así como todo había sucedido volvió a la normalidad cuando nuestros labios dejaron de moverse.

Lo miré y le acaricié la mejilla tiernamente mientras Emilio ponía la película “CasaBlanca” en el X-Box para poder verla…

“Cuéntame, cuéntame de todo y sin medida
quiero descubrirte cada día, cada día”


Como a las seis pasadas de la madrugada subimos a su cuarto; los demás dormían en el sótano tranquilamente mientras que su hermano salía con su padre a un juego de Beisbol junto a su madre, a quien conocí por primera vez; a decir verdad me cayó muy bien, los tres me han caído de maravilla. Nos despedimos y entramos a su cuarto, había estado en su casa muchísimas veces pero nunca había entrado a su cuarto. Sentí como que me abría las puertas a algo más, algo más privado, más íntimo y más personal de él mismo. No suelo mostrar mi habitación a casi nadie, creo que la habitación es nuestro único lugar donde poseemos privacidad y donde nuestros secretos están guardados, donde tenemos cosas privadas, nuestras solamente.

El televisor ya hacía en la pared, frente a su cama, una mesa de noche color crema estaba en la parte derecha de su cama, un escritorio de color café hacia junto al closet que estaba empotrado en la pared. Un espejo a la pared contraria al escritorio, un sofá crema que se reclinaba estaba junto a la mesa de noche. Al lado del espejo habían dos puertas, uno que daba al ático y otro que daba al baño compartido que también tenía una puerta al cuarto de su hermano.

La paredes del cuarto eran de un color rojizo muy claro, no llegaba a rosado pero tampoco era un rojo pasión xD. Tenía diferentes posters en una pared, de todo lo que puedas imaginar, en otra habían dibujos que el mismo había hecho, en la tercera estaba casi repleta de hojas de papel, con sus escritos, historias que el había hecho y en la última pared estaba llena de fotografías, desde que era un niño hasta el presente. No hubo necesidad de preguntarle qué significaba cada cosa, lo entendía perfectamente, ya que anteriormente mi cuarto también estaba compuesto por fotos de esquina a esquina.

Me encanta su cuarto, es lo que pienso, me encanta la idea y la imaginación que posee para ver las cosas, tiene un gran talento. Me enamoré de sus fotos, ¡es tan tierno…! esa sonrisa es contagiosa de solo verlo, aquella picardía aun seguía en esa mirada hecha ya todo un hombre. Algo me pasa pero no sé lo que es, lo quiero como un amigo, pero por ningún amigo he sentido una atracción tan fuerte.

Señaló una foto de las tantísimas en la pared, en ella él salía sólo en boxer mientras que tenía un cachorrito en su mano derecha, con la izquierda se cogían la ropa interior que al parecer era más grande que el. Su sonrisa era entre felicidad y algo de vergüenza, comencé a reírme de ver la foto, él lo hizo también pero me contó la historia de la foto.

Había sido tomada un día después de su cumpleaños el 21 de octubre, cuando cumplía 12. Su abuela le había traído un perrito, un labrador café. Hacia calor y se había metido en la piscina con todo y ropa mientras jugaba con sus primos. Al salir de ella no tenía ropa seca y su primo le prestó algo para ponerse (en ese entonces su primo tenía 18), la ropa interior era tres veces más grande que él (no tanto pero se hacen la idea), quería sostener a su perrito pero a la vez sentía que se le caía el calzoncillo, es por eso de esa pose tan extraña y a la vez tan cómica.

Nos reímos un rato viendo diferentes fotos. Ya no era un sentimiento, ahora lo sabía con certeza, me estaba abriendo las puertas de quien era el realmente, de cómo era, de su pasado, presente y de su futuro… Me gustaba mucho. Me sentía bien sabiendo que me tenía confianza, que confiaba en mi hasta tal punto de invitarme a ser parte de su historia.

“Y trato de descubrir lo que yo estoy sintiendo
de descifrar tus gestos conversando y riendo”

Estábamos en su cama echados, eran casi las 7 de la mañana y aún hacía frio. Escuchábamos a Akon cantar “Blame it on me”, una muy buena canción si me preguntan. Sentía que estamos cerca, juntos el uno con el otro, pero a la misma vez una parte de mi quería comérselo a besos y tocar el cielo con él, la otra parte sólo quería bajar y estar con los demás. Era complicado y divertido a la vez, me debatía entre quedarme y ligar o bajar y dormir.

Me quedé mirándolo, quería descifrar esa mirada de él, aquella sonrisa, aquella voz tan linda, aquella respiración, aquella risa… Quería descifrarlo todo de él, pero una vez más el recuerdo de traición vino a mi mente. Angel Lo amo con todas mis fuerzas, aún no está acá y no lo estará durante unos meses más. ¿Pero acaso todo volverá a ser como antes? Tengo miedo en ese instante de que meta la pata y rompa la relación que hemos conseguido, sin posibilidad de arreglo alguno.

Tras sonreír mirándolo me dejé llevar por el momento, por la alegría que siento en aquel instante, pero sobre todo… porque hay algo que en que me gustaría descubrir y sentir y no sé si podré hacerlo hasta que lo intente.

La música era más fuerte, la puerta estaba abierta pero no había nadie en casa (los chicos dormían en el sótano, un riesgo que se tomó) Ahora sonaba la música de “Ordinary People” by John Legend. Con esa canción comenzó el sexo… y acabo dos horas más tarde con una excelente canción de Johnny Cash titulada “A Boy Named Sue”…

Me sentía bien, vivo, alegre, junto a él que cerraba los ojos lentamente, aun con una erección. Lo miré y su rostro tan tierno ahí estaba, tranquilo; me levanté de la cama, fui al baño y me duché rápidamente sin hacer mucho ruido, me cambié y cuando salí del baño ahí estaba él, sentado en la cama, desnudo y mirándome de la misma forma que yo a él. Me pidió que me quedara pero le sonreí y le dije que me iría a dormir abajo con los demás. Me siguió tras cambiarse y bajó con una manta extra que se echó a la altura de cabeza formando una T en cierta forma y nos quedamos dormidos. No abrazados, no desnudos pero si casi juntos. Los demás aun no despertaban.

“No puedo, no puedo quererte aunque me muera
necesito pensar aunque no quiera,
no puedo amarte, no puedo amarte
ahora no.”


No estoy listo creo para amar a alguien más que no sea Ángel, sé que suena estúpido pero es la verdad. Siento que si intento algo con alguien lo estoy traicionando, apuñalando aquel amor que siento por él. No recuerdo con exactitud la hora que nos levantamos todos pero la cabeza me dolía enormemente, el alcohol ya me castigaba. Mire a Sammy y le dediqué una sonrisa.

S: ¿Te vas a quedar? Necesito hablar contigo.

- Lo siento, no puedo. Tengo que ir a trabajar.-mentí, era mi fin de semana libre.- Hablamos el lunes en clase.

S: Esta bien pues, hablamos el lunes; pero quédate a desayunar, todos lo harán. ¿Vale?

- ¿No te confunde como pasan las cosas? ¿Nunca te has puesto a pensar que si no funciona perderíamos la amistad que tenemos?

S: Lucho, no te presiono… Tampoco espero que estés listo, pero puedes intentarlo y si no funciona pues no funciona y punto.

- No puedo amarte, no sé si soy capaz.

S: No te pido lo hagas, esa palabra toma tiempo y toma dedicación. Sólo te pido te des tú una oportunidad y no esperes por fantasmas que no sabes si volverán.

- Nos vemos, Sam.

S: Nos vemos, Lucho

Subí a mi auto tras despedirme de todos y durante 30 minutos lloré, sabía que él tenia razón pero no quería admitirlo. Me dolía reconocerlo. La cabeza me dolía de la borrachera, ahora me dolía más aún. En plena carretera paré el auto haciéndome camino en la acera de la derecha, salí del auto y vomité… Tras unos minutos me quedé ahí más tranquilo, con el motor encendido y sin lágrimas en los ojos. Miré el reloj que me había regalado Angel cuando vino en enero y me lo saqué para guardarlo en la guantera del auto, hasta el día que vuelva…
video

4 comentarios:

Verónica

Dale una oportunidad, aunque si sigues amando a Angel es mejor que esperes a verlo de nuevo y comprobar vuestro amor.

Besos loco!!

Cody...

WoW
Lindo cambio el del Blog...Hace tiempo que no pasaba por aqui xDDD

MONTREAL!??!?!
Siempre he querido irrrr!!!!
Nunca tengo tiempo, pero un dia ire!

Ohhhh...NYC, eh?
A lo mejor nos vemos por ahi ;) xD

NeMO

Ya sabes que opiné de esto cuando me dijiste que leyera.

Montreal... wow!!!

Por un catálogo que me llegó se nta genial.

Un destino por descubrir sería perfecto.

Besos

Sombra de luz

wow wow wow wow

Hola,soy de Perú. Hoy descubrí tu blog, y leí tu historia con Angel...

Creo que encontrar a la persona con la que se quiere compartir toda la vida es dificil... estar seguros de luchar por ésa persona, el hombre de nuestra vida.. qué locura.

Me encanta la relación que tienes con Angel, desde muy jóvenes, con tanta libertad e inocencia, con todos los momentos calentones, pero inocente al fin y al cabo.

Creo que la mayor parte del blog está dedicado a él, mientras lo esperas, mientras lo recuerdas y extrañas. Nuevas personas aparecen en tu vida y junto con las labores diaras, seguro que tienes menos tiempo para pensar en él... Pero creo que todavía lo amas, esos últimos días que estuviste con él cuando regresó de viaje, seguro que fueron los mejores de tu vida.

Estar con la persona que amas, la persona que te conoce y tú conoces. Esos ojos que te contemplan con tanto amor que el tiempo se detiene, y te permiten ver toda su historia...

En el mundo hay millones de personas que no conoces ni conocerás. En tu vida conversarás con miles, te harás amigos de unos pocos y mejores amigos de más pocos todavía. Pero sólo podrás compartir tu vida con una sola persona (a menos que quieras hacerlo con varias... lo que sería complicado)... Personalmente creo que es dificil encontrar a esa persona, pero si ya la tienes... sólo tienes que hacer todo lo posible x estar junto a esa persona. La distancia es una asco, lo entiendo, pero no será para siempre.

Fuerza!! y sea lo que sea que elijas. Eligelo tú, con tu cabeza y corazón. Convéncete y haz las cosas. Yo no sé si te conviene esperar a Angel, o si es hora de dar un nuevo paso. Solo tú tienes el control. y recuerda que el destino sólo nos da cargas que podemos solucionar.

 
Los Pensamientos De Un Joven Bohemio ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates