domingo, 4 de abril de 2010

Confesiones: Parentesis Amoroso

domingo, 4 de abril de 2010


Quiero contar algo... pero no como lo hago habitualmente, lo hare en forma de historia ^^

****************

Aquel principe se miraba en el espejo como casi nunca lo hacia para ver sus ojos marrones, habian cambiado muchisimo desde la ultima vez que los vio, sonriendo alegremente se dio cuenta que brillaban de libertad pero estaban envueltos en una neblina de dudas que se hacian paso velozmente, dudas que nunca antes habia sentido en su vida. Dudas que no tenia desde que era un principe sin color en los ojos y lleno de arrepentimientos.

Su mirada era alegre mostrando una paz interior unica y todo iria perfecto al no ser por aquel sentimiento que alguien comenzo a despertar en el. Alguien del mismo reino pero de una lejana ciudad, el principe habia conocido, querido e iclusyo llegado a enamorarse de un par de principes, mas nunca... de una princesa.

- Somos dudas flotando pensando que vale la pena. - su mirada se clavo en el reflejo de su mejor amigo que habia hablado desde el marco de la puerta que lo miraba sereno, otro principe el cual estaba por ser Rey de su propio reino, confiaba en el muchisimo y siempre tenia muy en cuenta sus concejos - Somos el resultado de todo lo que hemos vivido.

Aquellos ojos marrones miraban con curiosidad los ojos celestes de su mejor amigo. queria entender sus palabras pero no lo comprendia, no entendia el significa de dichas palabras y su significado oculto. Cerro los ojos intentando olvidarse de dicho sentimiento y de dicha persona pero no podia.

- A que temes mi buen amigo? Eres un caballero andante que siempre peleo por sus ideales, por sus sentimientos, por sus sueños y por su felicidad. - su amigo coloco su mano derecha en el hombro del principe de ojos marrones quien al sentir la mano de su amigo abrio los ojos, viendolo detras de el - Dudas las llegamos a tener todos mi buen principe.

Esa era una buena pregunta, "A que temia el exactamente?", sabia podia mentir pero ambos habian crecido practicamente juntos, habian compartido una larga vida juntos llena de amistad, risas y tambien de llantos, si habia alguien a quien no podria mentirle era a el.

- Cuando tenga valor para hablar, dire que tengo miedo de vivir sin volver a escuchar como suena un te quiero. - Ahora el principe de ojos marrones lloraba lentamente mientras sentia el abrazo de su mejor amigo alrededor de el, se sentia seguro, querido y a salvo con el - Quiero una vida plena de felicidad, con hijos e hijas... Quiero lo que mi mundo no me puede dar.

Ahora el llanto era mas rapido y dificilmente el principe de ojos marrones podia seguir hablando. Guiado por la mano amiga de su hermano en sentimiento tomo asiento en el filo de la cama con el que no dejaba de abrazarlo fuertemente contra el. Minutos despues el principe de ojos celestes se levanto y se acerco lentamente hacia aquel viejo piano que ya hacia en la esquina del cuarto de su mejor amigo, se sento frente al piano y mirando a su amigo le dijo:


- Has tenido el mundo a tus pies, sabes el aroma de la gloria es buena compañia pero poco duradera y si permanece intacta no es prolongada mi buen amigo. - El principe amigo tocaba una cancion triste para aquel momento bajo - Has tenido la furia consentida la que sin duda merecías. Los chicos se arrodillaban al verte pasar, como un profeta o un mesías, tu pronosticabas felicidad ajena mas nunca la tuya propia.

Tenia razon su amigo, siempre se habia preocupado por la felicidad de los demas mas nunca por la suya propia, queria tanto ser feliz de verdad que lo veia lejano... casi utopico.

- Un dia te llevaste la libertad contigo y desde entonces no la has dejado salir. Que te impide ser libre ahora mismo?. Pero ma simportante aun, quiero saber de donde nacen tus dudas mi buen amigo.

Ya con los ojos secos el principe de ojos marrones sonrio a su amigo, sabia debia contarselo, se seco el rostro con sus manos y hablo calmadamente.

- Me gusta una princesa, nunca antes me habia gustado una princesa como hasta hoy en dia. Es una bella princesa amigo mio, su forma de ser me atrae mucho, su manera de portar tal elegancia y aquella dulce voz es una musa pra tus oidos. - el joven principe hizo una pausa mientras miraba directo a los ojos de sus amigos - Sera esto acaso un error mi buen amigo?

Ambos se miraron a los ojos por unos instantes, no dijeron nada, solo se miraban con mucho cariño de por medio. El principe de ojos marrones se elvanto y se sento junto a su amigo, para tocar el piano con el.

-y al final quiero verte de nuevo contento. No le siguas dando vueltas si aguantas de pie. Permite que te explique que no tengo prisa ,no importa quien sea mi buen amigo, si no luchas por lo que sientes aquella felicidad sera utopica. Si me dejas no te dejare de querer mi buen amigo - dijo calmadamente el principe de los ojos celestes - Solias arriesgar siempre sin importar el resultado de la batalla, hazlo!

Su amigo tenia razon, debia de hacerlo, decircelo era lo correcto, sin importar el resultado. El principe de ojos marrones tenia esperzansas nuevamente, beso a su amigo en la mejilla y salio del cuarto sonriente, sin decir palabra alguna le agradecia muchisimo a su amigo por sus palabras. el principe de los ojos celestes se quedo tocando una cancion alegre por la valentia de su amigo.

************

El mismo dia mas tarde ambos principes se vlvieron a encontrar, esta vez en el comedor. El principe de ojos celestes esta alegre pero notaba que algo pasaba a su amigo, prefirio no preguntar y esperar a que el se lo contase por su cuenta.

- Amigo mio...

-Dime mi buen amigo - respondio el principe de los ojos celestes - que sucede que tienes la mirada perdida en un mundo lejano.

-Hoy hable con la princesa con la cual no he dejado de soñar.

Ambos dejaron de cenar poniendo los cubiertos al lado del plato, el pricipe de los ojos celestes esperaba una respuesta y el d elos ojos marrones se la dio, decepcionado.

- Que sucedio amigo mio? - pregunto el principe d elso ojos celestes - Le dijiste lo que sentias?

-si, lo hice mi buen amigo y debo olvidarme de ella. Debo pisar tierra y saber cual es mi lugar en este Reino. soy un principe sin princesa y un heredero sin herederos - el principe de lso ojos marrones hizo una pausa y siguio - Los sentimientos no son los mismo amigo mio.

- Lo lamento mi buen amigo. Ahora tienes una duda menos y un corazon libre para buscar la felicidad... en lugares cercanos, visibles y en tu mundo.

- Si... Sere un gran Rey sin reina y sin herederos, pero con un gran Rey de amigo con el cual sabre siempre estara ahi para mi.

Ambos sonrieron, el principe de los ojos marrones ocultando su desilucion y e principe de los ojos celestes ocultando lo que veia en lso ojos de su amigo, su dolor y su desilucion...

-Te Quiero amigo mio

- y yo a ti mi buen principe celeste...

Ambos siguieron cenando.
 
Los Pensamientos De Un Joven Bohemio ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates