viernes, 6 de marzo de 2009

Los Otros...

viernes, 6 de marzo de 2009

“¿Cuando crees que se detendrán?”- pregunto el hombre de cabello gris que estaba junto a la ventana.-

“Oh, lo mas antes posible, supongo”- respondió el hombre al que le cortaban el pelo. Ya ha pasado un buen tiempo desde la última vez.-

“Es Increíble cómo está resistiendo” respondió el primer hombre.

“Es raramente sorprendente, ¿Que opción tenía él?” -Todos consideraron esto.-

“Supongo tienes razón”

“Claro que la tengo”

El barbero, quien generalmente evitaba conversaciones, ahora hablaba

“Un buen cliente, fue ese hombre”

“¿Qué?” – Respondió el hombre a quien le cortaban el cabello-

“Un buen cliente. Se cortaba el pelo cada dos semanas, Nunca se quejaba.
Siempre daba buena propina.” – Nadie dijo nada por unos segundos-

“¿Creen que el tenga familia?” – Pregunto con curiosidad el hombre junto a la ventana-

“No. El aun es muy joven para tener familia”, -respondió el barbero-

“No me refiero a hijos, me refiero a algún “tipo” de familia en general”

“No sabría contestar eso” – respondió el barbero mientras seguía cortando el cabello a su cliente-

El hombre junto a la ventana se sirvió una taza de café desde la cafetera al otro lado de la barbería y retorno con el mismo paso hacia la ventana.

“Como un verdadero animal”

“¿Quien?” dijo el hombre, que ahora le cortaban la barba. Quien se pregunta si con tan poca barba debería estarce cortando el pelo o no.

“Todos ellos, supongo. Los cuchillas y los otros…”

“Esa es una forma graciosa de decirlo” dijo el barbero.

“¿De decir qué?”

“De referirse a las víctimas como a los otros”

“¿Bueno, eso es lo que es, no?”

Nadie dijo nada

“La cosa es” – dijo el hombre de la ventana antes de hacer una larga pausa- “la cosa es, uno nunca puede decirlo con exactitud”

“¿Decir que cosa?” – replico el hombre que ahora se levantaba para que le cortasen el cabello.

“Si verdaderamente se lo merece o no” – un silencio se hizo por unos instantes-
“Pero puedo estar seguro que nadie se lo merece” – se quedo mirando su taza de café-

“Es triste pero cierto” – dijo el barbero-

“¿Qué es?”

“Que las cosas no siempre pasan por una razón” –por un momento detuvo lo que estaba haciendo, mientras sentía como la navaja de afeitar caía al piso, resbalándose entre sus manos. “Mierda” – murmuro-

“Es solo una navaja y un poco de crema” – dijo el hombre que se encontraba junto a la ventana-

“De todas maneras” – mientras decía esto caminaba para tomar una toalla y limpiarse el zapato-

“Saben, es una mala forma de ver las cosas” – dijo el hombre sentado, esperando al barbero- Todas las personas cometen errores y pecan, en todo caso todos deberíamos ser juzgados como los “otros”, Aquel chico merece ser jopeado de una manera u otra, al igual que nosotros. De no ser así estaríamos diciendo que somos perfectos y no lo somos”

Nadie dijo nada ya que su concentración ya hacía en las nubes que tapaban el sol violentamente mientras los cuchillas arrastraban al chico por la calle, en demostración de castigo.

“¿Crees que el calor haga que se vayan?” – pregunto el hombre junto a la ventana.

“¿Hacer que quienes se vayan?”

“A los cuchillas claro!”

“Eso espero”, respondió el barbero. “El calor tiende a cansar a la gente. El calor se relva toda la energía”

Un hombre entro por la ventana, la campana en la puerta hizo un leve sonido
“Solo trabajo por citas” – dijo el barbero-

“Pero necesito un corte de pelo, si los cuchillas me ven así podrían castigarme” – respondió el hombre- “Puedo esperar”

El hombre en la ventana rio y luego dijo “Hay un lugar al otro lado de la cuadra que necesita mas negocio, anda allí”

El hombre salió del lugar calmadamente, pero mostrando preocupación en el rostro.

“¿Han leído el periódico hoy día Señores?” – Pregunto el señor que se cortaba el pelo-

“Un poco” – Se rieron los cuatro-

El hombre junto a la ventada se levanto y lavo su taza de café lentamente mente, recogió sus cosas y se despidió de sus amigos, esperando algún día volver encontrarlos en la barbería y tener una conversación animada como aquella. Se coloco su saco con el emblema de los cuchillas, con una sonrisa salió del lugar no sin antes deseándoles buenos días a ellos.

“Hipócrita” – Dijo el barbero..- “Es lo que son”

“¿Tu crees?” – Pregunto el hombre a quien le cortaban el cabello- “No soy hipócrita”

“Eres uno de ellos, sin embargo lo condenas y estas en contra” –respondió el barbero-

“A veces no podemos elegir nuestro destino, lo sabes”

“Lo sé, pero una vez esta nación fue libre… increíblemente libre” –dijo el barbero-

“Lo sé”

“¿Mataran al muchacho?”- dijo el barbero señalando a quien se referían como “El otro”, allá en la calle-

“Si, en cuando termines conmigo”

“Entonces me apurare, no quiero que sufra mas” – dijo el barbero-

“Sera lo mejor”…
 
Los Pensamientos De Un Joven Bohemio ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates